FB       Directorio / Contacto 

Boletines Archivados

Trío Tsasná, recuperando la tradición

t2Trío Tsasná, recuperando la tradición

 

· Este sábado 15 de julio se presenta a las 12:00 horas en el Museo Nacional de Culturas Populares

· Con dos producciones discográficas en su haber, esta agrupación musical ha sabido conservar y llevar la música tradicional de la huasteca poblana a varias partes del mundo

En el marco de la exposición Magia Artesanal de Puebla, el trío huasteco Tsasná, que en lengua totonaca significa “luz de luna”, se presentará este sábado 15 de julio a las 12:00 horas en el Museo Nacional de Culturas Populares.

La agrupación, que se conformó hace casi diez años en la ciudad de Puebla, está integrado por Salvador Aquino García, en el violín; Danué Loaiza Bueno, en la jarana huasteca, y Luis Alejandro Villanueva Hernández, en la quinta huapanguera.

El trío tocará huapangos tradicionales que se han convertido en temas clásicos, como El gusto, El cielito lindo o La Malagueña, e incorporarán otras piezas no tan conocidas pero que han rescatado para que el público pueda conocerlas.

“Hemos hecho entrevistas a músicos mayores de la región Huasteca, para conocer huapangos originarios de Puebla o que se tocaban en la frontera totonaca entre Puebla y Veracruz”, explica Luis Alejandro Villanueva, quien también es el representante del trío. “Comentaremos algunas cosas con el público, ya que nos damos un tiempo para contextualizar lo que estamos tocando”, agrega.

La palabra huapango se deriva del vocablo náhuatl cuauhpanco, que significa “sobre la tarima”, aunque otros especialistas señalan que puede ser una deformación de la palabra fandango, que se refiere a las fiestas en las que se interpreta el son huasteco.

Tsasná, que hasta ahora cuenta con dos producciones discográficas: Con mi violín en la mano. Pasado y presente del trío huasteco en Huehuetla, Puebla, del año 2013, y Santos sones de Huehuetla, Puebla, de 2014, grabaciones producidas a través de los apoyos del PACMYC, ha sido invitado a varios encuentros de música tradicional, como el Festival Internacional de Puebla; los Festejos de Semana Santa Pahuatlán, Puebla; el Festival Cervantino Barroco, San Cristóbal de las Casas, Chiapas; el XX Festival de la Huasteca Jaltocán, Hidalgo, o el Encuentro Nacional de Tríos Huapangueros Huahuaxtla, Puebla.

“Lo que nos ha interesado es conjuntar las habilidades que tenemos cada quién. Salvador es un violinista originario de la huasteca poblana y nos ha enseñado muchas cosas, tanto musicales como narraciones de tradición oral de lo que él vivió desde pequeño, así como gran parte del repertorio de lo que él tocaba cuando era niño. Melodías y sones que se han dejado de interpretar y que nosotros hemos querido volver a incorporar en nuestras grabaciones y en las presentaciones que hacemos para darles difusión”, comenta Luis Alejandro, quien cuenta con una maestría en etnomusicología.

Mención aparte merecen las presentaciones del trío en el extranjero, puesto que ha tenido la oportunidad de participar en eventos como el Festival Semana Europea de la Juventud, en Alemania; el Festival Internacional del Folklore Carpati, en Rumania; el Festival Internacional de Instrumentos Tradicionales del Mundo, en Croacia, o el XV Festival Internacional del Folklore Warmia, en Polonia; destacando también sus participaciones en países como Ucrania, Estonia o Lituania.

“En esos festivales la gente nos dice que la música tradicional ya no se escucha allá. Ahí se hacen estas celebraciones como una recuperación y representación de lo que ya se perdió, su música popular ya no existe en su vida cotidiana. En cambio, nuestra música es una tradición viva. Lo que tocamos se puede ver y escuchar si se va a la huasteca, a una procesión donde la música acompaña al santo, en una boda acompañando a la novia o se puede oír un huapango en una casa indígena cuando amanece”.

La producción de Tsasná, sincretismo musical de la región Totonacapan, entre los estados de Puebla y Veracruz, también comprende huapangos instrumentales, género muy característico de las comunidades que la habitan. “El huapango se

empezó a cantar por los años setenta u ochenta; algo muy curioso es que se empezó a cantar en español o en castellano tarareando la letra, es decir, la gente no hablaba castellano, solamente tarareaba imitando los sonidos. Antes de que se difundiera por la radio, el huapango se interpretaba de manera instrumental.

“Así, hemos intentado recuperar y difundir la música tradicional mexicana; en particular la música de la huasteca poblana y el huapango antiguo, así como también algunos sones rituales que no siempre se graban y corresponden a un contexto muy local de las diferentes regiones. Se nos hace interesante poderlos retomar para que se difundan y sean una vía de conservación y tradición musical”, concluyó el músico.

Como parte de la exhibición Magia Artesanal de Puebla, el público, además de poder disfrutar de la presentación del trío Tsasná este próximo sábado 15 de julio, también podrá gozar de una feria de arte popular y gastronómica que se llevará a cabo de este jueves 13 al domingo 16 de julio. El Museo Nacional de Culturas Populares está ubicado en Av. Hidalgo 289, col. Del Carmen, Delegación Coyoacán.

Juan Reynoso, el violín más dulce y vigoroso de la música calentana

218 juan reynosoJuan Reynoso, el violín más dulce y vigoroso de la música calentana

 

· Recibió la condecoración como Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1997; su repertorio reunió dos siglos de música tradicional calentana

Aparentemente, Juan había nacido despojado de casi todo, pero no: nació con el don de la música. Juan Reynoso Portillo vio la luz el día de San Juan, un 24 de junio de 1912, en Santo Domingo, Coyuca de Catalán, Guerrero, en la cuna de una familia humilde, bajo la sombra de los framboyanes y al compás de sones, gustos, valses, marchas, fox trot y pasos dobles, géneros tradicionales de la región del Río Balsas. Tocó música tradicional calentana hasta el día de su muerte, el 18 de enero de 2007, en Michoacán.

De acuerdo con publicaciones como Homenaje a Juan Reynoso (Dos Tradiciones; septiembre, 2004), a la edad de seis años tocaba Paloma Blanca y La Cucaracha con un violín de juguete, a escondidas de su familia, creyendo que nadie lo oía. Pero la gente al escucharlo le hacía recomendaciones a su papá (Felipe Reynoso Betancour) para que le comprara un violín de verdad, porque “ese guache sí le iba a entender a la música”.

 

ver completo..

Todos nos llamamos Juan

DSC 0035

Todos nos llamamos Juan y su nombre está en todas partes

 

· Proveniente de España a través de la Conquista y la evangelización, la celebración de este santo es la fiesta patronal más importante de México: Amparo Rincón, etnohistoriadora

· El primer pueblo designado por Cortés fue San Juan de Ulúa y cerca de 200 festividades llevan su nombre

Esta festividad procedente de España y que encontró un vínculo con los dioses prehispánicos, en particular con Tláloc, deidad de la lluvia para los antiguos pobladores de Mesoamérica, se ha convertido en la fiesta religiosa de mayor relevancia en nuestro país, superando el culto que se le profesa en Europa.

ver completo

La danza del lícer

DanzaLicer04BLa danza del lícer revive la cosmovisión y el ritual olmeca para el inicio de las lluvias

 

· La celebración se realiza al mismo tiempo que las fiestas de San Juan, el 24 de junio, y el 29, de San Pedro y San Pablo

· Vinculada al cultivo de la tierra, constituye un reconocimiento del patrimonio y la tradición de los habitantes de la región de Los Tuxtlas

El municipio de Santiago de Tuxtla, Veracruz, es testigo de una de las manifestaciones culturales más arraigadas y significativas de la región: la “danza del jaguar”, también conocida como “La danza del lícer”, expresión que da a conocer la relación que los antiguos pobladores de la comunidad establecían entre el jaguar y el maíz.

ver completo..

La alfarería, oficio que se aprende jugando

CerámicaLa alfarería, oficio que se aprende jugando: Samuel Torres Briones

· El artesano originario de Tlaxcala fue beneficiado galardón que se entrega a los maestros ceramistas alfareros

· Los días 23 y 24 de junio concluirá el periodo para registrar los trabajos de los artesanos foráneos en la convocatoria del XLI Premio Nacional de Cerámica con el máximo

La precaria vida de una familia tlaxcalteca, en la que Samuel Torres Briones era el menor, hizo que el artesano de 37 años aprendiera de sus hermanos mayores a hacer sus propios juguetes: a los seis años de edad veía cómo su hermano mayor creaba sus propios carritos de barro. Ese fue su primer acercamiento a la cerámica, un oficio que aprendió jugando y profesionalizó de manera autodidacta, hasta convertirse en uno de los alfareros más reconocidos de Tlaxcala.

ver completo

Más Artículos...